Un viaje al alma de los vinos: Cómo catar un vino

Como catar un vino

Lo primero de todo decir "que el mejor vino es el que te gusta" no hace falta ser un experto catador, nada como disfrutar el placer auténtico de degustar un buen vino.

Dentro de las fases de la cata se puede distinguir la fase visual, olfativa o nariz y gustativa o fase en boca.

Fase visual -tonos, capa y densidad-

Los tonos nos indican la evolución y edad que ha podido tener el vino. En el caso del vino tinto cuando son vinos jóvenes se aprecian colores vivos, púrpura o rubí. A medida que el vino envejece podemos encontrar tonos teja, ocres, marrones entre otros. Dependiendo si el vino es rosado o vino blanco en el primer caso encontraremos colores rosa fresa o frambuesa volviendose con la edad hacía tonos anaranjados y en el caso del vino blanco tienen un color amarillo pálido tendiendo a color amarillo o dorado cuanto más edad tienen.

Cuando se habla de la capa se puede distinguir tres capas (alta, media y baja). Hablar de la capa de un vino se refiere a la intensidad del color, una buena forma de verlo es coger la copa e inclinar la misma a unos 45 grados teniendo una superficie blanca debajo como puede ser un mantel.

Por último la densidad, se aprecia simplemente cuando al mover la copa de forma circular las gotas de vino se deslizan por ella recibiendo el nombre de “lágrimas del vino” que aportan información sobre la densidad, el cuerpo , untuosidad así como la densidad.

Fase Olfativa – aromas primarios ,secundarios y terciarios-

Son los aromas del vino que provienen de la variedad de la uva con el que está elaborado, como pueden ser los siguientes:

  • Aromas Primarios: Con la copa en reposo oler el vino ( procede de la uva).
  • Aromas Secundarios: Mover la copa en movimientos circulares ( procede de la fermentación).
  • Aroma Terciarios: Al seguir agitando la copa son los que tienen que ver con la fase de envejecimiento o crianza en barricas.

Apreciando que pueden existir múltiples y diversos olores a rasgos generales, centrándonos en el vino, se pueden apreciar dos tipos de frutas en el caso del vino tinto tanto frutas rojas como negras. La fruta roja a nivel olfativo tiene recuerdos a grosella, frambuesa, granada, fresas y cerezas y fruta negra a moras, ciruelas entre otros.
En el caso del vino blanco dependiendo siempre de la variedad de la uva nos iríamos más a la fruta tropical, piña, limón, lima u otras variedades que pasarían a manzana, pera entre otras.

Otros tipos de aroma tendrán que ver con la crianza en barrica como pueden ser vainilla, chocolate, especias, horneado, café, canela, pan, toffe.

Por último otros tipos de aromas podrían resaltarse y tendrían que ver con la variedad de la tierra y el suelo.

Fase Gustativa -Ataque, evolución y final de boca-

  • Ataque: primeros segundos en el inicio de la lengua en las papilas gustativas.
  • Evolución: Es el equilibrio entre dulzor, acidez, tanino y alcohol.
  • Final de Boca: Sensaciones últimas apreciadas al degustar el vino.

En definitiva en esta fase es fundamental centrarse en los cuatro elementos como son la intensidad ( la fuerza o suavidad que se siente en nuestro paladar), cuerpo (es la densidad del mismo, vinos con sabor, especiales y esmerada elaboración), armonía ( buscar esa combinación entre vino y comida) y persistencia ( virtud de los vinos de calidad, sabores que permanecen en el paladar en nariz y en boca).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *